Por Alejandro García

Vida en positivo: Un buen momento para reflexionar sobre cómo queremos seguir viviendo

El maestro espiritual Leandro Taub sugiere una serie de ejercicios para comenzar el año

Vida en positivo: Un buen momento para reflexionar sobre cómo queremos seguir viviendo
Para comenzar el año 2017 tengo una gratísima sorpresa para ustedes y para mi, las sabias palabras de Leandro Taub, uno de los grandes maestros espirituales de estos tiempos,  un referente a seguir para mí.
Terminamos el año bien, mal, regular según como tu lo hayas sentido; pero tenemos la gran posibilidad de transformar lo sucedido y lo que suceda siempre a favor.
Hay personas que piensan y dicen que la vida no nos da la posibilidad de volver atrás pero recuerda que la vida es perfecta como es y que no hace falta volver atrás por nadie ni por nada, sino la vida hubiera puesto una marcha atrás como opción…¿no te parece?
Solo podemos transformar nuestra vida en este momento, para bien o para mal, tú elijes. La vida no nos espera. Ella va de camino y nos exige que la acompañemos con aciertos y errores, porque repito, siempre se puede empezar de nuevo, siempre tienes esta maravillosa posibilidad de transformar tu existencia. 
Nadie dice que la vida sea fácil pero tenemos cantidades de posibilidades para que así sea y que pase lo que pase transitemos por ella livianos y disfrutando de esta hermosa posibilidad de estar vivos.
Les dejo estas palabras de Leandro y seguiremos acompañándonos por este medio en este nuevo año… para todos mucho amor y cariño y un excelente 2017 y recuerda, no hay tiempo para el pasado cuando el futuro tiene nuevas oportunidades.
Gracias  por tus palabras Leandro Taub.


Tengo una propuesta para hacerte (2017)
Por Leandro Taub

Te daré esta información a cambio de tu compromiso a llevar a cabo al menos algo de lo que te escribo. ¿Tu beneficio? Mejorar tu vida. Cuando tú mejoras tu vida, mejoras a nuestro mundo y me ayudas a mí y a todos los que vivimos aquí. Si estás dispuesto a aceptar mi propuesta, lee lo que te escribiré a continuación. 
El año 2016 acaba de terminar y el año 2017 recién comenzó. Es un momento bisagra en el tiempo: algo termina y algo comienza, algo se entrega y nos da el espacio para que lo nuevo tome su lugar. Millones de personas en el mundo le dan un peso simbólico a esta fecha, lo que hace que haya una gran fuerza en el ambiente: los ángeles que trabajan en este tiempo están de fiesta. Y esta fiesta es la que nos regala una especial oportunidad: la de poder pedir, afirmar, transformar, cambiar, resolver y mejorar.

Renegociar el contrato
Hay un contrato que se crea en estas fechas en el que se define el qué, el cómo, el cuándo, el dónde, el por qué y el para qué. 
Te propongo que escribas el contrato de tu nuevo año, en el que incluyas: qué es lo que quieres este nuevo año (para ti, para tus seres queridos y para el mundo entero), cómo lo quieres, cuándo lo quieres, dónde lo quieres, por qué lo quieres y para qué lo quieres. 
Considera que estás escribiendo un contrato divino. Tus palabras toman tu compromiso para que dirijas con esfuerzo cada día tu voluntad en llevar a cabo estas resoluciones.

Cerrar y soltar el pasado
¿Cómo quieres entrar al nuevo año si no estás libre de cuentas pendientes? Si quieres espacio para que entre lo nuevo, es necesario que entregues lo viejo. Recuerda que la canción que no se canta hasta el final, sigue repitiéndose en nuestra mente: y que para que la canción deje de sonar en nuestra cabeza, es necesario que cantemos el final de la canción. Y recuerda que lo que termina mal, no termina: para que suceda el final es necesario que el final cierre con un mensaje positivo.
Te propongo que revises todas las cuentas pendientes que tienes y las anotes. No queremos que entres a tu nuevo año con pesos que te estorban y quitan tu vitalidad y atención. Queremos que logres plenamente cumplir con tu nuevo contrato para el nuevo año. Entonces: resuelve los asuntos pendientes. 
Utiliza el poder de la imaginación para darle una reinterpretación a tu pasado. Recuerda que para la mente todo lo que piensas es verdad. Tu puedes cambiarle el significado a lo vivido. Podes elegir una historia positiva, que te ayude a despertar tus potenciales, que te impulse a ser la mejor versión de ti misma/o.

Pide perdón y perdónate
¿Cómo quieres lograr tus metas del nuevo año, si te estás castigando? Todos nos equivocamos. Estamos aquí, en este planeta, para arreglarnos. Se compasiva/o contigo misma/o, toma responsabilidad de lo vivido, utiliza lo sucedido para mejorarte y para ayudar a tu prójimo.
Te propongo que revises todas las culpas que te estás echando y las anotes. Si sentís esa culpa, hay trabajo para hacer: reconoce en qué te equivocaste, prometete a ti misma/o no volver a hacerlo (si hay reincidencia no es un verdadero perdón) y pídele perdón a la persona que dañaste. Si acepta tu perdón es tiempo que te perdones. Si no acepta tu perdón: insiste tres veces. Si a la tercera aun no te da el perdón, ya estás redimida/o. Ahora es tiempo de perdonarte. 
Si reconociste el daño que hiciste, si te prometiste no volver a repetirlo y si ya pediste perdón: perdónate. Deja de culparte. Ya está: te equivocaste, lo admitiste, pediste perdón y sabes que no lo volverás a hacer. Deja de castigarte y suelta esa culpa de una vez por todas.

Perdona
¿Cómo quieres realizarte plenamente en tu nuevo año si aún estás cargando con rencores? Necesitamos de tu empatía, de tu comprensión, de tu compasión y de tu perdón. Hace un momento revisamos los momentos en los que te equivocaste. ¿Te gustaría que sean severos en el juicio en tu contra? Si no queres que esa severidad caiga sobre tus hombros, ¿por qué serías así de severa/o con el otro?
Te propongo que reconozcas todos los rencores que aún estás cargando. Anótalos en una hoja. Ahora: necesito que te pongas en sus zapatos. Vivió y vive una vida distinta a la que tu viviste. Sus adversidades no son las mismas que las tuyas. Está batallando, al igual que todos, para mejorarse. Quizá en algunas partes se equivocó, igual que tu lo haz hecho, igual que yo lo he hecho. Sé empática/o. No te tomes todo personal. El daño que te ha hecho también se lo hizo a si mismo. Perdona honestamente. Perdona con tu mente y con tu corazón.

Agradecimiento y celebración
Si ya renegociaste el contrato para tu nuevo año, cerraste y soltaste lo pasado, pediste perdón por el daño cometido, te perdonaste por tus fallas y perdonaste al otro por las suyas: es tiempo de agradecer.
Te propongo que reconectes con lo más grande: que tomes conciencia de la vida que estás viviendo, de todos los regalos que has recibido: tienes un cuerpo, estás en un mundo, conectas con otros, respiras, eres capaz de pensar, hablar y actuar; puedes amar y ser amado. ¡Agradece! Recuerda la bendición de estar viva/o. Ya. No lo pospongas. Agradece y siente este estado de gracia con todo tu cuerpo, corazón, mente y espíritu.
Hicimos los ejercicios para comenzar mejor el año 2017. 
Te deseo salud, amor, alegría, prosperidad, conciencia y evolución para tu nuevo año.
Te envío un cálido abrazo,

Leandro Taub

Comentarios

Necochea // Argentina - Copyright 2016 · www.ecosdiariosweb.com.ar