27°Actual 21° Min 34° Máx
Perfil de mujer

“Además de ser mi profesión la eutonía es una filosofía de vida”

Graciela Porcaro. Brinda talleres de esta novedosa disciplina corporal

“Además de ser mi profesión la eutonía es una filosofía de vida”

Alejandra Fernández

Redacción

 

Graciela Porcaro es bióloga pero, pero luego de conocer los beneficios que produce la eutonía decidió especializarse y desde hace un par de años brinda sesiones y talleres de esta disciplina.

Cabe mencionar que la eutonía fue creada por Gerda Alexander, terapeuta alemana radicada en Dinamarca, y está destinada principalmente al autoconocimiento.

En particular, hace una exaltación de los valores radicados en el cuerpo, logrando tomar conciencia de sus funciones.

Porcaro conoció este complemento de la medicina tradicional en oportunidad de buscar una alternativa que paliara las dolencias que padecía su hija menor.

Luego se inició en la práctica y experimentó positivos cambios en su cuerpo, adoptándola como una filosofía de vida y tratando que otros la vivencien para mejorar su calidad de vida.

Graciela es bióloga y estuvo a cargo de la Estación de Piscicultura durante 15 años y contó que "la medicina ortodoxa no le daba solución a la escoliosis de mi hija y ante la posibilidad de una cirugía salimos a buscar otras alternativas”

Con un tratamiento con eutonía y osteopatía en Buenos Aires, "ella encontró una disciplina que le dio calidad de vida, y observando su evolución decidí formarme”.

En las grandes ciudades los pacientes visitan una vez por mes al psiquiatra, psicólogo, neurólogo o al osteopata, y entre tanto toman clases grupales de eutonía, "para mantenerse ordenados, lo que hace que el tratamiento con su profesional sea más efectivo”.

 

Recursos

Luego agregó que "se puede aplicar tanto en personas con problemáticas crónicas en los periodos agudos como en la prevención de dichos episodios”.

Su intención es que cada vez más personas puedan vivenciarla e instalarla en lo cotidiano para mejorar su calidad de vida.

Respecto a su experiencia relató que "tengo escoliosis y tenía hasta cuatro episodios de cervicalgia o lumbalgia por año pero con la eutonía empecé a registrar mi cuerpo y llegar al equilibrio. Hoy no tengo dolores y además tengo los recursos para enfrentarlos”.

Esta disciplina es buena para complementar terapias que se instalan en el cuerpo debido a un elevado grado de tensión psico-físico, en aquellas personas donde el estrés forma parte del estilo de vida "como en la fibromialgia, ataques de pánico, bruxismo y ciertas enfermedades autoinmunes, todas ellas más frecuentes en la mujer”, explicó.

Además, es sugerida como complemento de enfermedades psicosomáticas frecuentes como trastornos del tubo digestivo y de la piel.

"Tener registros corporales, aliviar las tensiones, disminuir el estrés, otorgando seguridad y autonomía confieren una vida más saludable”, aseveró.

Se practica a través de ejercicios de postura y se pretende que el alumno aprenda a regular su tono, durante las sesiones "el eutonista va dando premisas muy concisas con un determinado objetivo, y aunque cada uno sigue su propio proceso, se busca que lleve la atención a determinadas regiones corporales”.

Durante la actividad puede trabajar desde la conciencia de piel, desde el espacio interno o con la masa ósea "no trabajamos con los músculos, durante la postura están distendidos porque la eutonía apunta a que el estar y los movimientos sean lo más económicos y versátiles posibles, sin derroche de energía”.

 

 

Registrar

el cuerpo

Su vivencia personal la impulsó a tratar de difundir esta disciplina porque entiende que es posible adquirir "recursos para poder mantenerse sin dolor que desestabiliza y tensiona”.

Tener registro del propio cuerpo y sus apoyos le ha permitido ordenarse y regular el tono neuromuscular y el psicotono, "uno está más atento a uno mismo, tanto en lo orgánico como en lo emocional”, destacó.

Graciela nació en Necochea, tiene dos hijas, una es psicóloga y la otra estudia ingeniería industrial. Está en pareja y actualmente, se encuentra desarrollando su proyecto que "además de ser mi profesión es una filosofía de vida”.

Además de personas con alguna dolencia pueden practicarla aquellos que trabajan con su cuerpo como actores, deportistas o quienes buscan el autoconocimiento, "porque uno se va parando de otra manera ante la vida”.

Cursó sus estudios en el colegio Alemán y luego estudió tres años de medicina para finalmente inclinarse por la carrera de Biología, en Bahía Blanca.

Estuvo al frente de la Estación de Piscicultura durante 15 años y hace seis comenzó su formación en Eutonía en Buenos Aires.

Actualmente organiza talleres de columna, postura, bruxismo y para el estrés y destacó la importancia de mantenerse actualizada por lo que mensualmente toma cursos en Buenos Aires, con eutonistas de Luxemburgo y Dinamarca, "por suerte nunca terminamos de aprender, es una exploración que nunca se termina”.
Comentarios

Necochea // Argentina - Copyright 2016 · www.ecosdiariosweb.com.ar