21°Actual 19° Min 27° Máx
Perfil de mujer

Reuniones, recetas, té y un emprendimiento de amigas

Patricia Betz y Cristina Sánchez son docentes jubiladas y decidieron un nuevo camino juntas

Por Maria Cecilia Gotta

Redacción

 

Patricia Betz y Cristina Sánchez se conocen hace más de 20 años, y han forjado una amistad que continúa hasta el día de hoy y a pesar de haberse jubilado como docentes, teniendo ahora más tiempo para ellas, decidieron un nuevo camino juntas, un emprendimiento de servicio de té, el cual las mantiene activas y es un desafío.

Ellas se conocieron trabajando en el Jardín de Infantes Nº 913 en Quequén, donde compartieron experiencias durante doce años. Luego cada una tomó caminos distintos, pero siempre estuvieron en contacto y realizando alguna manualidad, algo que les atrae a ambas.

"Ya habíamos hecho otras cosas juntas y hemos sido emprendedoras haciendo diferentes artesanías y ambientaciones de eventos”, señalaron.

Inquietas, simpáticas, amables y con muy buena predisposición se mostraron estas docentes que aseguraron que cada día disfrutan de lo que hacen.

Inclusive ellas mismas se asombran de su nuevo rol. "Al principio teníamos que estar muy atentas a si el té estaba caliente, si estaba rico, ahora ya le tomamos el tiempo y estamos más cómodas”, dijo Patricia.

Este emprendimiento surgió hace un año y medio, luego de que ellas asistieran a un cumpleaños y no les gustó la atención que recibieron. A partir de ese momento, se decidieron y las incentivó para empezar y llevarlo a cabo.

Al principio tuvieron que investigar acerca del té, probar en la cocina recetas nuevas, medidas y de a poco se fueron animando y empezaron invitando a sus amigas para que degustaran lo que hacían.

"Con respecto a los té, les pedíamos a nuestros familiares y amigos que nos

traigan variedades de té de otros lugares y es asi que brindamos dos variantes de té”, indicó Patricia.

Ambas están atentas a cada detalle desde la vajilla, manteles, gastronomía, delicadezas, entre otros aspectos. "Nos gusta tener vajilla diferente, modernas, antiguas y de a poco fuimos invitando a amigas docentes jubiladas para conocer si la propuesta era o no aceptada”, dijo Cristina.

Las emprendedoras recalcaron que constantemente van innovando de acuerdo a la época del año.

"En invierno servimos té de chocolate, canela, frutos rojos, críticos, rosas, jazmín y también nos gusta presentar algo fresco, sin tanta cantidad de harina, como por ejemplo postres fríos y frescos para acompañar el té, además de aguas saborizadas”, relató Patricia.

Esta actividad las mantiene activas, motivadas y donde ellas tienen como prioridad que las personas se sientan agasajadas, a gusto, que disfruten tanto como lo hacen ellas.

Inclusive, Patricia cede su casa para compartir el té. "Lo pasamos muy lindo, tenemos un emprendimiento muy entretenido y estamos orgullosas de lo que estamos logrando”, coincidieron.

 

Docencia

Patricia se jubiló hace dos años en el Jirim Nº 4 de La Luisa, donde tuvo una experiencia muy linda y conserva los mejores recuerdos. "Estoy muy contenta de haber elegido ese camino”, aseguró.

En cambio, Cristina se jubiló hace dos meses. "Luego de 29 años en la docencia en inicial, mi cargo titular lo pasé a la escuela secundaria Nº 1 y me jubilé como preceptora y al mismo tiempo trabajé en el Jardín Nº 901, durante 15 años”, recordó.

Hay algunas personas que al jubilarse se entristecen, o deprimen al no hallarse en un nuevo ámbito, que no es el laboral, pero ellas están muy contentas.

"Seguimos trabajando, activas, con mucho gusto y más tiempo. Si se siente desde la parte social porque dejas el ámbito laboral, pero las dos somos abuelas y estamos rodeadas de chicos constantemente. No sentimos vacío y tenemos más tiempo para dedicarle al proyecto”, manifestó Patricia.

Seguidamente, Cristina opinó que "es fantástico jubilarse y no quedarse, con todas las actividades que hay para hacer”.

Si bien no están frente a un aula, pero en su emprendimiento dejan su huella como docentes, ya que siempre preparan algún souvenir, o tarjetita personalizada, detalles y toques especiales de maestras jardineras.

Después de tantos años de compartir amistad, se conocen las miradas, los gestos, las respuestas y son muy similares.

En lo que respecta a la gastronomía, cada una prefiere cosas diferentes y al mismo tiempo se complementan, Patricia, lo dulce y Cristina lo salado.

La cocina de Patricia es el lugar de encuentro, de charla, y el momento para experimentar con recetas, nuevos ingredientes, y de donde salen budines, tortas de cumpleaños, cheesecake, vasitos con mousse, tiramisú, entre otras delicias.

 

Retrato

Juntas a la par

Patricia Betz y Cristina Sánchez además del emprendimiento y la docencia, en los ratos libres y de disfrute comparten las mañanas en la playa, viajes, café, salidas al cine.

Patricia nació en La Dulce, se crió en el campo y es la única mujer de cuatro varones y ella tuvo cuatro hijos. Teniendo descendencia danesa las tortas dulces es su fuerte.

En cambio, Cristina aseguró que el domino por la cocina se le dio de grande, a pesar de que tiene una sobrina chef y un hermano vinculado a la gastronomía. "Ahora me la paso mirando programas de cocina para innovar”, dijo.
Comentarios

Necochea // Argentina - Copyright 2016 · www.ecosdiariosweb.com.ar