15°Actual 11° Min 16° Máx
locales

La reconstrucción de un puente podría reactivar una zona de Quequén que quedó marginada

Continúa el movimiento de vecinos para que el “Ezcurra” vuelva a ser un paso que una ambas ciudades. Lo que alguna vez fue la zona de la desembocadura

La reconstrucción de un puente podría reactivar una zona de Quequén que quedó marginada
Un grupo de vecinos viene trabajando en la junta de firmas y realizando reuniones en pos de que se reconstruya el puente "Ignacio Ezcurra” en la zona portuaria.
Las reuniones han sido muy concurridas, sumándose cada vez más vecinos interesados en la reconstrucción del puente, mientras que también continúa a muy buen ritmo la campaña de recolección de firmas (ya están cerca de las 4.000), que serán presentadas a autoridades de la Provincia y la Nación.
Hace algunos días en estas páginas publicábamos una nota con vecinos de la zona del puente, de la margen de Necochea, quienes indicaban lo necesario que es ese paso, en tanto que algunos más memoriosos trazaron una comparación de lo que era la zona antes de la caída del puente, en 1980 y el cambio que sufrió el sector después que se quedó sin ese paso, lo que fue sin dudas una involución para el lugar.

La desembocadura de Quequén
La que también sufrió un golpe letal con la caída del puente "Ignacio Ezcurra”, fue la zona de Quequén donde desembocaba, ya que en ese sector prácticamente no quedó nada.
Haciendo una recorrida por el lugar, hoy sólo se pueden observar alguna que otra vivienda muy dispersada, en medio de una especie de descampado, a lo que hay que sumarle una estación de servicio que estaba en las cercanías y que tiempo después de la caída del puente debió cerrar. También se encuentra en el lugar parte de lo que fuera la planta procesadora de pescado, Huemul, que cerró hace varios años. Enfrente había galpones y otras dependencias de otra empresa, pero que operaba de manera conjunta con Huemul, hoy ya no existe más y sólo hay un terreno baldío.

Zona muy afectada
Esa zona de Quequén indudablemente fue muy afectada, ya que, con diferencia de algunos años, no solamente se cayó el puente, sino que también dejó de funcionar la empresa Huemul, que tenía una gran cantidad de empleados y generaba un importante movimiento, y también dejó de llegar el tren, algo que también fue clave, ya que a escasos metros se encuentra lo que se llamaba el Apeadero, una estación terminal donde llegaba el tren de pasajeros desde Buenos Aires, lo que sin dudas también le aportaba un movimiento de gente constante.
Es por eso que, en caso de que se reconstruyera el puente en el mismo lugar, significaría comenzar a recuperar parte del terreno perdido por ese barrio, que de tener prácticamente todo, con empresas, industrias y comercios, se quedó sin nada, convirtiéndose en una zona casi olvidada o marginada.
De todos modos, ante la posibilidad de construir un nuevo puente que una las márgenes de Necochea y Quequén, no sólo podría ser la reconstrucción del propio "Ezcurra”, sino que también se habla de que se podría emplazar en otra zona cercana, que sería a la altura de la avenida 542, o también denominada "calle de las torres”, lo que sería una zona cercana, pero no en el mismo barrio que supo tener su época de esplendor.
Los integrantes del grupo consideran que este es el político para reimpulsar la reconstrucción del puente, debido a que hay cercanías con el gobierno nacional, por caso el dirigente Gerónimo Venegas y dos diputados provinciales de nuestra ciudad del mismo espacio político del gobierno nacional y provincial, situaciones que podrían reforzar las gestiones.///

Siguen realizándose las reuniones
El grupo de vecinos que viene trabajado por la causa Puente "Ignacio Ezcurra”, continúa con la campaña de recolectar firmas, como también con las reuniones, ya que el próximo martes se realizará una nueva en la Cámara Comercial e Industrial Necochea-Quequén, a partir de la hora 18.30, en tanto que también está organizando una serie de actividades para fines del presente mes, con la finalidad de seguir captando adhesiones, para que la reconstrucción del puente "Ignacio Ezcurra” se pueda convertir en una realidad.///
Con más entusiasmo que realidades, por el momento, un grupo de vecinos, entre ellos representantes de entidades intermedias, viene trabajando en pos de que se concrete la reconstrucción del puente "Ignacio Ezcurra”, en la zona portuaria.
Hasta el momento se han efectuado dos reuniones, con concurrencias cercanas al medio centenar de personas, y se ha lanzado una campaña de firmas, para presentar a las autoridades de la Provincia y Nación, y que ya cuenta con unas 2.000 rúbricas.
Este pequeño movimiento en curso se gestó con el sentimiento de recuperar el puente caído el 29 de abril de 1980, producto de la devastadora inundación de entonces, y que signó "la muerte” de un buen sector de Quequén, así como también el decaimiento de la zona portuaria de la margen necochense.
Desde el grupo consideran que es un buen momento político para reimpulsar la reconstrucción del puente Ezcurra, al contarse con la cercanía del dirigente Gerónimo Venegas al gobierno nacional, y dos diputados provinciales de nuestro medio, situaciones que podrían reforzar las gestiones y la factibilidad de hacer realidad la obra.
Para la semana entrante está concertado para el próximo lunes un encuentro con el intendente Facundo López, de manera de interiorizarlo y comprometerlo con el proyecto.
"Hace 37 años teníamos tres puentes y hoy, con un crecimiento exponencial del parque automotor, seguimos teniendo tres. Recuperar el Ezcurra significaría revivir una zona amplia de Quequén y agilizar el movimiento de residentes de ambas márgenes, que deben cruzar para estudiar o trabajar, a la vez que se descongestionaría a los otros puentes”, esgrimen desde el grupo, que no tiene identificación política.
Además de una tercera reunión programada para el 4 de abril en el Club Defensores, se prevé la realización de un festival artístico-gastronómico en ambas márgenes de lo que fuera el puente Ezcurra.

Un tema a estudiar
Desde el grupo que ha reflotado el tema del Ezcurra se ha dejado en claro que su labor se remite a reinstalar el tema y que las cuestiones técnicas y administrativas "van por otros carriles que no nos competen porque desconocemos de ello”. Fuera de estas intenciones, resta definir algo más que importante: la planificación de la obra, su factibilidad en el mismo lugar donde existiera el derrumbado puente y fundamentalmente el presupuesto para concretarlo.
Respecto al segundo punto, es donde en principio existiría un punto de colisión para los planes inmediatos que tiene el Consorcio para expandir la operatividad del puerto.
Sucede que a metros de donde se encuentran hoy los restos del Ezcurra, se piensa construir el muelle pesquero, que posibilitará el traslado de las lanchas amarillas, dotándolo de infraestructura para proyectos ligados a ese quehacer, que traerían nuevas inversiones, por caso para la exportación de pescado y otros productos congelados.
Hace años desde el Consorcio se dio a conocer la existencia de un proyecto para levantar un nuevo puente en la zona portuaria, aunque el mismo debería ser actualizado, considerando los planes en marcha. Bajo esta perspectiva, y para permitir el tránsito de embarcaciones de mayor porte, no podría construirse un puente con la traza que tuviera el Ezcurra.
"Nosotros obviamente queremos un puente más, que entendemos que es necesario para la cuestión logística del paso de los camiones, pero hay que ver que no termine afectando los planes que tenemos para el sector lindero al Ezcurra. Tal vez es mejor construir uno nuevo a partir de la calle 542 (de las Torres) en Quequén”, sentenció un directivo del quehacer portuario.
Esta idea contaría con otras anuencias, entre ellas la de las actuales autoridades del municipio, que la tienen en la carpeta de las obras a gestionar en un futuro no lejano; así como también del propio grupo que viene gestionando por la reconstrucción del puente caído en abril de 1980.
Para concretar esta idea obviamente se debe contemplar la operatividad del nuevo puente, que uniría la avenida 542 con la calle 18 de la margen necochense, y fundamentalmente la agilización del tránsito.

Promesas en el tiempo
Como tantas otras cuestiones vinculadas a Necochea, la reconstrucción del puente Ignacio Ezcurra ha sido motivo, a lo largo del tiempo, de diversos anuncios, promesas y gestiones que no llegaron a buen puerto.
Entre las acotaciones relacionadas al Ezcurra, en el año 2011 se produjeron dos anuncios que crearon cierta expectativa. El primero de ellos a fines de agosto, cuando se lo "confirmó al por entonces intendente Daniel Molina el titular de la Administración de Vialidad Provincial, Arcángel Curto, que hasta el adelantó que en "próximos meses se dispondría del presupuesto” para hacer la obra.
La segunda promesa surgió el 18 de octubre del mismo año, de boca del vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, quien en un acto celebrado en nuestra ciudad en apoyo a Horacio Tellechea en su campaña electoral, aseguró: "Tenemos que hacer juntos el puente del Puerto”, en referencia al Ezcurra.
La cuestión también fue anunciada por Cristina Fernández de Kirchner en noviembre de 2012, cuando la contempló entre el plan de obras para Necochea previsto para el año siguiente.
Uno de las promesas más curiosas se registró en 1997, cuando el entonces vicegobernador de la provincia, Rafael Romá, durante una visita a nuestra ciudad, prometió la construcción de un puente ferrovial levadizo, cuya ingeniería posibilitaría el paso de embarcaciones.///

Comentarios

Necochea // Argentina - Copyright 2016 · www.ecosdiariosweb.com.ar