22°Actual 17° Min 27° Máx

Heridas, muerte y dinero, los costos de no usar casco cuando se circula sobre una moto

La falta de conciencia o la irresponsabilidad pueden costar no sólo fuertes golpes o la vida a quienes circulan sobre una moto sin el casco puesto sino que además puede causar un importante costo económico al hospital “Emilio Ferreyra”.

Esto depende de lo grave que hayan sido las lesiones que tenga la víctima y si la cantidad de intervenciones y estudios que deban realizarse sean  muchos y de importancia, por lo cual se puede llegar a gastar tranquilamente $200.000 en las labores necesarias para la recuperación de una persona accidentada.

La utilización del casco para los motociclistas es reglamentaria y una obligación en nuestro distrito aunque esto se lo controla en forma liviana, ya que es común ver motociclistas sin el casco en la vía pública o peor  aún llevándolo colgado en sus brazos como si estuvieran cubriendo sus codos.

Las consecuencias de no estar cubiertos por este equipamiento pueden ser fatales dado que cualquier tipo de colisión puede estar acompañada no sólo graves lesiones sino que también puede llegar a causar la muerte de quienes se trasladan a bordo de la moto.

 

Previsión

Más allá que las secuelas físicas son las más importantes, la falta de previsión que parte de los pilotos trae aparejada otra situación que por ahí no es conocida y es la importante erogación de dinero que debe realizar el sistema público de salud municipal para atender a cada uno de los accidentados.

Semanalmente ingresan muchas personas por choques en moto a la sala de guardia del citado nosocomio, de los cuales una vez revisados por el facultativo que se encuentre en esa área se decide si debe ser intervenido, derivado a otra dependencia o ciudad, atendido ahí o simplemente se le da el alta.

En promedio, alrededor de dos personas cada siete días tienen contusiones de suma importancia, ya sea que corra riesgo la vida o que posean fracturas o golpes en su cuerpo de importancia.

En el peor de los casos, en una persona que deba ser internada en terapia intensiva,  intervenido quirúrgicamente, que se le realicen placas, radiografías, se le deban colocar prótesis, más la utilización de diversos medicamentos, entre otras prestaciones, se puede llegar a invertir alrededor de $200.000.

 

Peligro

Sin dudas que es una suma para tener en cuenta aunque cuando lo que corre peligro es la vida de un ser humano, esto pasa a ser secundario. Más allá de lo evitable que podrían haber sido las contusiones en un paciente.

Un claro ejemplo se dio desde el área de traumatología del hospital donde se comentó que “en los últimos días ingresaron dos personas que se accidentaron. Mientras que una quedo internada debido a las consecuencias del choque y los traumatismos en su cabeza, la que no estaba cubierta por el casco. La otra, donde también un ciudadano chocó con su rodado, fue revisado y tras constatar que sólo tuvo algunos ‘magullones’y golpes pequeños, se fue a su casa”. Eso sí su casco quedo destruido. Moraleja deberá comprar casco nuevo pero el anterior cumplió su función. Le salvo la vida.  

Ante esta realidad desde la dirección del hospital “Emilio Ferreyra” insistirán en que se lleve adelante una campaña de prevención y concientización sobre el uso del casco, el cuál salva vidas y además ayuda económicamente al principal efector de salud del distrito.///

 

¿Se cumple una ley?

En 2011 la legislatura de la provincia, aprobó una ley  que prohíbe el expendio de combustibles a aquellos motociclistas que circulen sin el casco reglamentario.
En nuestra ciudad obviamente que esto está vigente lo que faltaría saber es si de verdad se cumple.
Según  esta norma las estaciones de servicio están obligadas a no vender combustible a quienes viajen en sus motos sin el casco reglamentario. Si no cumplen con esta prohibición, los dueños de los establecimientos serán sancionados con una multa equivalente de 100 a 1000 litros de nafta súper.

La iniciativa legislativa es similar al programa “Sin Casco no hay Nafta”, que fuera  lanzado por el ejecutivo bonaerense y que requería de la adhesión de los municipios, que en algunos casos establecieron la prohibición por ordenanza.

 

Protección, cabeza  y lesiones

Protector

El casco protege de las caídas que pueda sufrir el conductor de una moto si sufre un accidente. Además la cabeza es tan frágil y robusta como un huevo, por lo cual no puede estar desprotegida. El casco es la forma más habitual de protección y cumple su función mediante un efecto de cojín, amortiguando el golpe al cráneo.

 

En dos ruedas

Las motos son un medio de transporte peligroso con una importante tasa de mortalidad. Las lesiones más graves afectan a la cabeza. Los cascos disminuyen el hecho de lesiones y además en la actualidad están diseñados para reducir la gravedad.

Un estudio de control de cascos demostró que su uso disminuiría el riesgo de lesiones en cabeza en un 85%y reducía el riesgo de lesiones cerebrales en un 88%.

 

La cabeza.

De la estructura ósea del cuerpo humano 28 huesospertenecen al cráneo y 8 de ellos componen la "caja" que protege el cerebro que a su vez, está recubierto por tres capas de tejido membranoso y flota en el líquido cefalorraquídeo, que le confiere una mayor protección.

La fuerza de un golpe se propaga por todo el cráneo, absorbiendo cada una de sus suturas parte del impacto. Es una bóveda con una arquitectura semi-rígida, pero puede llegar a aguantar deformaciones transversales de hasta un centímetro. Sin romperse.


Comentarios
 

Necochea // Argentina - Copyright 2013 · www.ecosdiariosweb.com.ar